Proyecto Djehuty

Contexto geográfico

Medinet Habu

Templo de Ramsés III

Medinet Habu es uno de los templos funerarios más impresionantes de la orilla occidental de Tebas, y sin duda alguna, el ejemplo que mejor nos ha llegado de todos los templos construidos por los faraones de este periodo en Egipto. Este templo fue mandado construir por el faraón Ramsés III, en la dinastía XX, pero algunas estructuras datan de principios del Reino Nuevo (dinastía XVIII). Además, otras construcciones se irían erigiendo dentro del complejo hasta el periodo romano.

El monumento toma su nombre de la villa que existe en los alrededores, Medinet Habu o "la ciudad de Habu", de la que algunos piensan que se llamó así por la cercanía del templo de Amenofis, hijo de Hapu. En los tiempos antiguos se denominaba a este lugar Djamet, y se creía que era precisamente aquí donde la ogdoada o los ocho primeros dioses fueron enterrados.

Además del culto al propio faraón Ramsés III, el templo estaba dedicado a otras divinidades, principalmente a Amón-Re, Re-Horakhty, Osiris y Min. En el Reino Nuevo, cada año se celebraba un festival en el que el dios Amón de Luxor (lugar donde se creía que había nacido la ogdoada) cruzaba el Nilo y visitaba el templo de Medinet Habu para renovar los servicios funerarios a estas divinidades y reactivar la creación y el orden del mundo.

Medinet Habu Medinet Habu.

También es importante destacar que este templo sirvió como centro administrativo del oeste de Tebas durante todo el Reino Nuevo. Así podemos ver que las demandas de los trabajadores de la villa de Deir el Medina o las protestas por la falta de pagos iban dirigidas en un primer momento a los responsables de este templo en la orilla occidental.

El complejo de Medinet Habu se construyó con una orientación oeste-este, la cual hacía que la entrada del templo mirase hacia el Nilo y el oriente. Ante la entrada principal se encontraba un puerto que conectaba el complejo con el río por barco. Para la entrada, los constructores de la época eligieron un modelo de acceso influenciado por los migdol o fortalezas asiáticas, caracterizado por su altura, envergadura y decoración. Este acceso podía ser fácilmente bloqueado y vigilado como única entrada al recinto. Al igual que en otros templos de Egipto, los muros de este gran acceso fueron decorados con imágenes del rey golpeando a los enemigos de Egipto, con numerosas representaciones del faraón sobre las cabezas de los enemigos. Además, aparece representado el dios Ptah, quien parece haber servido de intermediario entre aquellos que no podían acceder al templo y el principal dios de la institución, Amón-Re. Las salas superiores de esta estructura de acceso parecen haber sido usadas como salas para el harem del faraón, y es precisamente en ellas donde se piensa que se llevó a cabo el intento de asesinato del rey por parte de una de sus concubinas. El faraón Ramsés III falleció durante la celebración de los tribunales por su intento de asesinato, aunque aún no sabemos con certeza si su muerte se produjo como resultado de este intento de asesinato o por otros motivos.

También debemos destacar unas estructuras secundarias que se encuentran dentro del recinto, tras dejar atrás el gran acceso del templo, a la izquierda. Se trata de las capillas construidas durante las dinastías XXV y XXVI para las Divinas Adoratrices de Amón, que se convirtieron en delegadas del rey para dirigir los designios del Alto Egipto. Aún hoy en día podemos observar los dinteles de los accesos a estas capillas donde permanecen inscritas las formulas de "llamada a los vivos", para que los que cruzasen ante ellas pronunciaran la fórmula de ofrendas para los espíritus de aquellas Divinas Adoratrices.

Medinet Habu Medinet Habu.

La zona central del complejo funerario de Medinet Habu es, obviamente, el templo dedicado al faraón Ramsés III, llamado "el templo de User-Maat-Re Meriamón, unido a la eternidad en el dominio de Amón en el oeste e Tebas". Los pilonos de entrada son excepcionales y de nuevo muestran al faraón golpeando a los enemigos de Egipto ante los dioses. Los muros externos de este templo ofrecen una rica información sobre las batallas y campañas que este faraón debió realizar contra diferentes poblaciones que intentaron bajo su reinado acceder a Egipto, principalmente reunidas todas ellas bajo el nombre de "los Pueblos del Mar". El interior del templo no se conserva tan bien como el exterior, ya que los coptos de Egipto, en los primeros siglos del cristianismo, se expandieron desde la denominada ciudad copta de Djeme y convirtieron este templo en una iglesia cristiana.

Este templo se encuentra rodeado por restos de edificios o estructuras secundarias, como viviendas, capillas, almacenes, talleres, oficinas, etc. Sin embargo, uno de los edificios que deben ser destacados era un palacio que existía en la cara sur del templo. Este palacio parece haber servido como reposo del faraón cuando visitaba el templo en el oeste de Tebas y una especie de hogar espiritual para el rey en el Más Allá. La estructura estaba conectada con el templo directamente, y cabe destacar la existencia de un acceso al templo para el rey denominado "la ventana de las apariciones", usado durante sus estancias en el templo, y una falsa puerta dirigida al contacto entre este mundo y el Más Allá para el rey difunto.

Este complejo funerario dedicado a Ramsés III y reutilizado posteriormente por las Divinas Adoratrices, romanos o coptos, fue excavado desde 1859 en sucesivas campañas por Mariette, Daressy y otros, tomando el relevo hasta nuestros días el Oriental Institute de la University of Chicago, que está realizando labores de documentación epigráfica y arquitectónica del gran templo de Ramsés III.