Proyecto Djehuty

Diario de excavación

< Diario 2020

3 de febrero

Vista del yacimiento desde arriba.
Vista del yacimiento desde arriba.
Laura, José Miguel y Haggag levantan una de las vasijas.
Laura, José Miguel y Haggag levantan una de las vasijas.
Saabut saca a la luz el suelo original del interior del recinto al que pertenece la capilla de adobe.
Saabut saca a la luz el suelo original del interior del recinto al que pertenece la capilla de adobe.

La excavación alrededor de la capilla de adobe se vuelve cada vez más interesante. Laura y José Miguel comenzaron el día levantando las cerámicas completas datadas a comienzos del Segundo Periodo Intermedio, un momento muy emocionante. Poco tiempo después, Saabut continuó excavando el muro de adobe que conecta con la capilla y que, supuestamente, rodeará el pozo funerario que en algún momento aparecerá justo delante de ésta. El muro debió de tener al menos cinco hileras; es decir, medio metro de altura. La sorpresa fue que por dentro de la estructura salió a la luz parte del suelo original, que no sólo estaba enrasado, sino también recubierto con una fina capa de enlucido blanquecino. Por suerte, los adobes que cayeron del muro hacia adentro no dañaron el suelo.

Estudiando y fotografiando un modelo de sarcófago de barro para un shabti de madera.
Estudiando y fotografiando un modelo de sarcófago de barro para un shabti de madera.
El shabti estaba envuelto en cuatro telas de lino de distinta densidad.
El shabti estaba envuelto en cuatro telas de lino de distinta densidad.
El equipo reunido en torno a la “mesa de operaciones”.
El equipo reunido en torno a la “mesa de operaciones”.

David y Ana terminaron de excavar su pozo. La segunda cámara sepulcral, que se abre hacia el oeste, resultó ser la principal, con la entrada al mismo nivel que el fondo del pozo y de mayor tamaño que la otra. Además, el suelo de la cámara tiene un rebaje de algo más de un metro de profundidad, donde se habría introducido un ataúd de madera. Por desgracia, de éste solo quedaba un pequeño fragmento, pero suficiente para determinar que era de tipo rishi, es decir con alas pintadas sobre la tapa, y que tenía su interior decorado con un texto funerario escrito en hierático, en líneas horizontales, sobre una fina capa de estuco de color crema. La segunda mitad de la mañana se dedicaron a procesar e inventariar el material que hallaron estos últimos días, para así mañana poder comenzar la excavación un nuevo pozo en el Sector 10.

Cámara oeste del pozo de David y Ana, con un rebaje en el centro para colocar dentro un ataúd de madera.
Cámara oeste del pozo de David y Ana, con un rebaje en el centro para colocar dentro un ataúd de madera.
Consolidando la capilla de adobe y Ahmose.
Consolidando la capilla de adobe y Ahmose.
Foto de grupo en torno a la réplica del jardín y a Juanqui, artista de Factum Arte.
Foto de grupo en torno a la réplica del jardín y a Juanqui, artista de Factum Arte.

Angie y Marisol han alcanzado hoy la cámara sepulcral que se abre hacia el este, a algo más de tres metros de profundidad. Iluminando con una linterna, han podido ver lo que hay en su interior. Al fondo de la cámara se ve una gran cantidad de tela, que no parece ser de lino, sino de cáñamo. Este es el pozo que se encuentra casi pegando al jardín. Mientras excavaban el relleno del pozo con Ibrahim, Juanqui remataba los últimos detalles de la réplica del jardín, ajustando y pegando en su sitio la reproducción del tronco de tamarisco erguido en una de las esquinas. Al final de la jornada nos hemos hecho una foto de grupo junto a la réplica, para despedir a Juanqui, que mañana regresa a Madrid. Ha sido una suerte compartir con él estos tres días en el yacimiento.