Proyecto Djehuty

Diario de excavación

< Diario 2018

10 de febrero

Listos para fotogrametría en la zona de excavación frente al jardín.
Listos para fotogrametría en la zona de excavación frente al jardín.
Suni y Pía analizan los detalles constructivos del jardín.
Suni y Pía analizan los detalles constructivos del jardín.
Cata en una de las cuadrículas del jardín.
Cata en una de las cuadrículas del jardín.

Los últimos días el calor ha marcado la jornada de excavación. No es que el tiempo sea uno de mis temas de conversación favoritos, pero es que hoy hemos alcanzado 42 grados en la jaima de Pía, algo exagerado, sobre todo si se tiene en cuenta el frío que ha hecho hoy en España. En la zona de excavación frente al jardín, se puede observar claramente la relación entre los pozos que ahora están saliendo a la luz y las piedras que fueron arrojadas fuera cuando éstos fueron saqueados. Entre las piedras, siguen saliendo fragmentos de shabti y otros objetos curiosos, como un cuerno de gran tamaño que ha documentado Kristian junto al brocal de uno de los pozos descubiertos en su zona.

Mitad superior de uno de los muchos shabtis de comienzos de la dinastía XIX hallados en la zona de José Miguel.
Mitad superior de uno de los muchos shabtis de comienzos de la dinastía XIX hallados en la zona de José Miguel.
Mitad inferior de un shabti de Nebmehit, veterano supervisor del ganado de Amón.
Mitad inferior de un shabti de Nebmehit, veterano supervisor del ganado de Amón.
Suni consolida la estatua de Djehuty junto a la fachada de su tumba.
Suni consolida la estatua de Djehuty junto a la fachada de su tumba.

Salima ha vuelto hoy al yacimiento después de unos días dando clases en la Universidad Americana de El Cairo. Ha traído consigo su vieja máquina de rayos-x para ver si con esta salían mejor las radiografías de las pequeñas momias de animales. A última hora se ha ido con Marisol al otro lado del Nilo, a la Chicago House, para que su fotógrafo, Yurko, revelara las placas para nosotros y comprobar que las radiografías hubieran salido bien. Al parecer sí que ha habido suerte y las imágenes han salido bastante bien.

Ibrahim excava con Carlos el interior de la tumba asociada al jardín.
Ibrahim excava con Carlos el interior de la tumba asociada al jardín.
Carlos posa con una jarrita de la dinastía XII recién levantada del conjunto.
“El sacerdote “puro” Amenhotep, años 16”, escrito en una esquina de una tela de lino.
Jarrita de la dinastía XII, de cerámica margosa y decoración incisa y modelada.
Jarrita de la dinastía XII, de cerámica margosa y decoración incisa y modelada.

Pía, en la jaima pequeña de restauración, ha estado limpiando unos amuletos de metal de un collar que llevaba consigo, colocado en lugar del corazón, una momia de la dinastía XXII hallada en la tumba de Carlos. En la jaima grande, Leonor y Guillem, siguen cribando y mirando con suma atención las tierras del interior de vasijas de cerámica y, sobre todo, de las cuadrículas del jardín. La diversidad de materiales botánicos y sus distintos contextos está convirtiendo su primera campaña en un filón de información y casuística.

Guillem revisa el contenido de una vasija procedente de la excavación de Carlos dentro de la gran tumba.
Guillem revisa el contenido de una vasija procedente de la excavación de Carlos dentro de la gran tumba.
Curro estudia la inscripción grabada en un fragmento de vaso canopo hallado hace unos días por Kristian.
Curro estudia la inscripción grabada en un fragmento de vaso canopo hallado hace unos días por Kristian.
Pequeño escarabeo de fayenza en la mano de José Miguel.
Pequeño escarabeo de fayenza en la mano de José Miguel.

La restauración de la fachada de la tumba de Djehuty sigue su curso. Ahora Suni y los tres restauradores egipcios tienen que coordinarse muy bien con Nacho y Joan para no entorpecerse, pues ya va tocando rematar el techo del cerramiento de la entrada, pintando las vigas y disimulando los cables que llevan dentro la electricidad. Por encima, un pequeño grupo de canteros ha casi terminado ya la reconstrucción del sobre-elevamiento de la fachada de la tumba de Djehuty. Son muchos los trabajos que se realizan al mismo tiempo, lo que hace que el yacimiento sea todo menos aburrido.