Proyecto Djehuty

Diario de excavación

< Diario 2011

25 de enero

Salima, Pito y Parra se han metido en la galería de arriba a primera hora de la mañana y no han salido hasta la una. Han estado sacando fotos a las salas y haciendo una pequeña prospección arqueológica del interior, recogiendo cerámica en superficie, analizando in situ algunas momias de ibis, etc. La iluminación era el problema más complejo de resolver, pues las paredes están todas ennegrecidas. Claro que la seguridad la abordamos con cierta relatividad, como es habitual en nuestro yacimiento, pues los pilares de dos de las salas están reventados por compresión y los terraplenes de escombro se comportan de forma impredecible. En algunos momentos y lugares el proyecto adopta tintes de verdadera espeleología. La última sala de la galería es la única que no está quemada y, sin embargo, en su interior tiene restos de momias de ibis casi carbonizadas. En el dintel de la entrada a esta sala, que parece ser la más importante del complejo subterráneo, se han escrito dos graffiti en escritura demótica, con la suerte que uno de ellos incluye una referencia cronológica al año 128 a. C. Tanto la galería como los graffiti nos ayudan a fechar y a entender mejor los graffiti escritos sobre las paredes de de las tumbas de Djehuty y de Hery, así como las galerías que conectan unas tumbas con otras.

Parra dentro de una de las salas de la galería de arriba
Parra dentro de una de las salas de la galería de arriba.
Salima y Parra dentro de la cámara más profunda de la galería
Salima y Parra dentro de la cámara más profunda de la galería, con dos graffiti en demótico sobre el dintel.
Salima examina una momia de ibis
Salima examina una momia de ibis parcialmente carbonizada.

Siguiendo con el tema de las galerías subterráneas, en el suelo moderno que hallamos ayer en la tumba de Baki se ha abierto hoy un agujero bastante profundo que parece comunicar con una galería que corre por debajo y perpendicular a la tumba. Probablemente comunique con la tumba de Hery, la cual está a una altura inferior que la de Baki. Esta incógnita la despejaremos en unos días. También en la tumba de Baki, hoy ha salido a la luz parte de la pintura que en su día decoró el interior de la jamba de entrada. La escena está incompleta, pero los colores se conservan muy vivos.

Cuadrilla que excava en el interior de la tumba de Baki
Cuadrilla que excava en el interior de la tumba de Baki.
En la tumba de Baki se abre un profundo agujero
En el suelo de la tumba de Baki se abre un profundo agujero.
Una de las jambas de Baki conserva decoración pintada
Una de las jambas de entrada a la tumba de Baki conserva por dentro restos de su decoración pintada.

Hoy hemos terminado de trabajar a la una de la tarde (en lugar de a las tres), para poder ir a visitar tres tumbas. Una de ellas perteneció a un tal Dagi (TT 103), de la dinastía XI (c. 2000 a. C.), otra a Djehutymes (TT 104), de época de Amenhotep II, y otra a Neferrenpet (TT 133), de época ramésida. Nos interesaban especialmente porque son de las pocas tumbas que conservan escenas de telares decorando sus paredes interiores, y queríamos comparar éstas con la escena de telares que tenemos nosotros en la capilla ramésida.

Entrada a la enorme tumba de Dagi
Entrada a la enorme tumba de Dagi, de la dinastía XI, cuya fachada mira hacia Deir el-Bahari.
Pequeño 'oasis' en la necrópolis de Sheikh Abd el-Qurna
Pequeño “oasis” en la necrópolis de Sheikh Abd el-Qurna.
Nuestro coche es un verdadero todo-terreno
Nuestro coche, además de llevarnos a todos (ahora 15), es un verdadero todo-terreno.